Tlf: 934 94 25 58  –  info@bsdi.es

¿Cómo es el proceso del rotomoldeo?

¿Alguna vez te has preguntado cómo se hacían los soldaditos de plomo? Efectivamente, con rotomoldeo. Esta técnica milenaria se utilizaba hace muchísimos años para vaciar metales. Lo que hacían era inyectar metal fundido y de este metal una parte se solidificaba en el molde mientras giraba y el resto permanecía fundido dando vueltas. Al separar el molde de la capa de metal previamente creada, el fundido se extraía y se podía seguir usando y así se creaban estos famosos y pesados soldaditos. Lógicamente con el paso del tiempo se ha ido adaptando y modificando la técnica para dar más efectividad, rapidez y en vez de metal, con plástico. 

A parte de la inyección de plástico (que es lo más común), en BSDI trabajamos con más técnicas para crear piezas plásticas como puede ser el rotomoldeo , también conocido como moldeo rotacional. Este proceso quizás es menos conocido y a la vez más complejo y largo pero igual de efectivo a la hora de obtener resultados. Esta forma de crear piezas plásticas permite que sean de diferentes tamaños, desde muy pequeñas a muy grandes con relativamente poco material y buena estabilidad. El rotomoldeo se suele utilizar cuando el objetivo es que la pieza plástica que se quiere conseguir sea hueca por dentro. 

 ¿En qué consiste el proceso de rotomoldeo? 

Esta técnica histórica de obtener piezas que a día de hoy suelen ser termoplásticas consiste en introducir en el molde que previamente hemos diseñado y creado, la granza, que son pequeñas partículas de termoplástico reciclado que se derriten y crean una masa a partir de la cual podemos obtener una nueva pieza. Cuando ya está la cantidad necesaria de granza dentro de este, el molde comienza a girar mientras se le apunta con fuego alrededor, lo que permite que el plástico, a altas temperaturas se derrita y se adapte a todas las paredes del molde.  

Curiosamente, de ahí proviene su nombre, roto- del verbo rotar por las vueltas que da el molde para conseguir que el termoplástico se adapte a toda la pared del molde sin dejar espacios y –moldeo porque como su propio nombre indica, es a través de un molde por el cual conseguimos la pieza plástica.  

 

 Ventajas del rotomoldeo 

Una de las ventajas más comunes es que permite abaratar los costes tanto de moldes como de utillajes, también puedes obtener una gran variedad de colores y de acabados estéticos ya que permite una gran libertad de creación, diseño, funcionabilidad y figuras, es muy versátil ya que puedes obtener piezas huecas parcial o totalmente cerradas. La fabricación es muy flexible, idónea para series limitadas, los termoplásticos que se suelen utilizar son resistentes y reciclables aparte de que también cabe la posibilidad de moldear insertos metálicos como el Zamak. Otra de sus muchas ventajas es que las piezas que se fabrican mediante esta técnica conservan mejor sus propiedades físicas y químicas que las que se hacen por otro proceso. 

En resumen, nos encontramos ante una tecnología eficaz y rentable capaz de obtener una múltiple diversidad de piezas plásticas de distintos sectores. Por todo ello, BSDI utilizamos esta técnica en una amplia variedad de proyectos que nos llegan, siempre pensando en las necesidades de este, siempre con el objetivo de dar la mejor relación calidad-precio.  

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?