Tlf: 934 94 25 58  –  info@bsdi.es

¿Qué es un diseño conceptual?

Antes de comenzar con un proyecto es necesario establecer ciertos parámetros que garantizarán el éxito del mismo. En este caso, uno de los instrumentos que harán esto posible es el diseño conceptual, que será de gran ayuda para corregir posibles fallos o limitaciones antes de que sea llevada a cabo la fabricación del producto.

Si quieres conocer qué significa conceptual y cuáles son las etapas de un proyecto conceptual, te invitamos a que continúes leyendo este artículo. Aquí profundizaremos un poco acerca de este tema y te mostraremos algunas de sus aplicaciones. 

¿En qué consiste el diseño conceptual?

El diseño conceptual es un procedimiento creativo, que sirve para desarrollar productos, que pueden ir desde un edificio hasta un software. Esta es la primera de las etapas por las que atraviesa la creación de un nuevo artículo, sin importar de qué se trate. 

Para llevar a cabo este procedimiento es necesario poseer un equipo que pueda persuadir al inversor de que el proyecto es prometedor y que merece la pena invertir en él. La segunda fase es el diseño de esquemas con la que se garantiza que el concepto es viable. 

Claro, esto no quiere decir que un equipo no tenga la capacidad para establecer si es factible antes de vender la idea. Generalmente, trabajan en la etapa inicial del proyecto y durante la fase conceptual juntan datos e información de mercado. 

Es por esto que en diversos proyectos tanto el diseño conceptual como el esquemático se combinan, para dar lugar al término “concepto” el cual se emplea para definir esta etapa de la creación del proyecto. 

Etapa conceptual de un producto 

En la etapa conceptual de un producto se crean los conceptos de diseño hasta alcanzar un sentido global.  De esta manera, se le da vida al producto que aún debe atravesar otras etapas de creación como la evaluación y el prototipado. Lo más adecuado es que previo al diseño conceptual se realice un estudio de mercado, con el que se podrá establecer la factibilidad del nuevo producto o servicio. 

De hecho, la fase conceptual es anterior a la etapa de diseño industrial en la que se desarrollan tanto los prototipos como la fabricación en serie. Asimismo, lo recomendable es que en esta etapa se estudien los materiales que se van a emplear para su fabricación, el funcionamiento y las demandas de marketing que tendrá el producto. Esta etapa es imprescindible, ya que es el cimiento sobre el cual se sustentará el resto del proyecto. 

¿Cuáles son las fases del diseño conceptual? 

El diseño de un producto se desarrolla en distintas etapas que son: lluvia de ideas, definición del producto, desarrollo del prototipo, validación, pruebas y por último la comercialización. La fase de diseño conceptual se encuentra dentro de la definición del producto, aunque esté concepto se basa en la lluvia de ideas realizada previamente. 

La responsabilidad de obtener un producto óptimo recae sobre la fase conceptual. Es decir, que si esta etapa falla difícilmente se puedan lograr los objetivos. Dicho esto, es momento de describir las fases del diseño conceptual de un proyecto, que serán explicadas a detalle a continuación: 

  1. Definición del problema: en este paso se establecen cuáles son las necesidades para las cuales se va a diseñar el producto.
  2. Análisis de posibles soluciones: el equipo de trabajo, que generalmente está involucrado en distintos ámbitos del proyecto, tiene la tarea de plantear alternativas para luego continuar con la fase de ideación, en la que se realizan bocetos o prototipos sencillos para comprobar las teorías propuestas anteriormente. 
  3.  Desarrollo del concepto: en esta fase se realiza la creación del concepto más eficiente, de acuerdo con la investigación realizada previamente. 
  4. Prueba del concepto: en este punto se evalúa el concepto, antes de continuar con las distintas fases de creación del artículo. 

Elaboración del briefing en el diseño conceptual

Con estos aspectos podemos apreciar la importancia del equipo de trabajo, el cual debe estar compuesto por personas con gran imaginación y capacidad para la resolución de problemas. Además de identificar y remediar errores para garantizar que los requerimientos del proyecto se cumplan. 

Es por esto que los profesionales realizan un documento llamado briefing en donde se recolecta toda la información que sirve como pauta durante el proceso de diseño conceptual. Por lo general, este informe contiene la descripción de la situación, antecedentes del diseño, público a quien va dirigido, finalidad del diseño, condiciones del cliente o empresa y los beneficios que este producto pueda aportar. 

¿En qué ámbitos se aplica el diseño conceptual?

El diseño conceptual se aplica en muchos sectores de la industria. Por ejemplo, en la arquitectura en donde el diseño conceptual es el boceto, que no es más que un diseño preliminar mediante el cual el cliente puede darse una idea de cómo será el proyecto a realizar, que puede ir desde edificios hasta renovaciones. 

También se aplica en el marketing, ya que durante el diseño conceptual se establecen diversos parámetros importantes para la marca. Tal es el caso de sus objetivos, valores y cuál es su identidad corporativa.

 Como último ejemplo está el ámbito del arte en donde se le denomina desarrollo visual. Mediante ilustraciones se manifiestan ideas o estados de ánimo que más tarde serán convertidos en películas, comic, videojuegos, etc.  

Con este artículo queda claro el valor del diseño conceptual como herramienta para conseguir el éxito en cualquier proyecto. Gracias a esto, es posible asegurar que los objetivos fijados por el cliente se cumplan, además de que permite identificar inconvenientes futuros y así solucionarlos a tiempo.  

Sin duda alguna, el diseño conceptual, además de permitir un acercamiento entre el cliente y la empresa tomando en cuenta sus necesidades, también se consigue un ahorro considerable tanto de tiempo como de dinero. 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?